Huevos de gallinas alimentadas a base de maíz
El huevo en la alimentación infantil, aliado del crecimiento

El huevo en la alimentación infantil, aliado del crecimiento

Ya os hemos contado que es un alimento muy versátil y muy beneficioso en todas las etapas de la vida. ¿Pero cómo de bueno es concretamente el huevo en la alimentación infantil? En el Día Internacional del Niño, os contamos todos los beneficios que tiene para el crecimiento y reivindicamos el derecho a la alimentación para todos los niños y niñas del mundo.

Está riquísimo, fácil de masticar, fácil de cocinar, fácil de combinar con otros alimentos y además es un alimento con una alta densidad de nutrientes. ¿Se puede pedir más? Pues sí, aún hay más. Es uno de los alimentos más completos que puedes encontrar para la alimentación de tus hijos:

  • Contiene todos los nutrientes necesarios para su crecimiento.
  • Les brinda energía por su alto contenido en proteínas.
  • Es muy digerible.
  • Les proporciona vitamina D de manera natural.
  • Es rico en grasas monoinsaturadas (grasas buenas).
  • Es rico en hierro.

¿Cuándo pueden empezar a comer huevos?

Durante el embarazo y la lactancia, la colina tiene un importante papel en el desarrollo cerebral del feto, en el cierre del tubo neuronal o para desarrollar una buena visión. ¿Pero cuándo introducir el huevo en la alimentación infantil? Según las recomendaciones de la Asociación Española de Pediatría, se puede hacer a partir de los 6 meses.

Durante mucho tiempo se creía que introducir el huevo muy pronto en la alimentación de los niños podía aumentar el riesgo de alergia, por eso se recomendaba no dárselo hasta los nueve meses, pero los últimos estudios parecen demostrar justo lo contrario. Cuanto antes empiecen a comer huevos, el riesgo de alergia será menor. Lo que recomiendan los expertos es empezar a los seis meses con la yema cocida y poco a poco ir introduciendo la clara y otras preparaciones.

En cuanto a la cantidad, pasado el primer año,

Un arma contra la malnutrición

La introducción temprana de los huevos en la alimentación infantil mejora significativamente el crecimiento de los niños. Esto es lo que ha demostrado un estudio conjunto de las universidades de Washington, California, Maryland y San Francisco en 2017, realizado con una muestra de 160 niños y niñas de entre 6 y 9 años.  Varios de estos niños fueron seleccionados aleatoriamente para comer un huevo al día durante 10 meses, frente a un grupo de control que no recibió huevos.

El resultado fue que los niños que habían consumido huevo aumentaron significativamente la puntuación de talla y peso por edad y redujeron el retraso del crecimiento en un 47 por ciento. Según Lora Iannotti, experta en nutrición infantil de la Universidad de Washington, esto prueba que  “los huevos pueden ser una fuente viable y recomendada de nutrición para los niños en los países en desarrollo”, porque según recuerda la OMS, en el mundo más de 155 millones de niños menores de cinco años padecen un retraso en el crecimiento.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.